El collar es una pieza clásica de joyería que permite aportar color y sofisticación a cualquier atuendo. Hay collares para todos los gustos, desde los largos y recargados hasta los cortos y sencillos, pasando por las gargantillas.

 

¿Cómo se clasifican los collares?

 

No hay un estándar definido, pues la clasificación varia entre países y diferentes culturas. Generalmente se les puede clasificar por la longitud, la disposición de las cuentas, o por la forma del mismo collar

Por la longitud se distinguen:

 

COLLAR CORTO O TIPO PERRO: De 30 a 35 cm. Quizá el nombre sea demasiado acertado, pero es como se conocen a estos collares. Generalmente es un conjunto de tres o mas tiras. Muy utilizado por la aristocracia a principios del siglo XX 

GARGANTILLA: De 35 a 45 cm. La gargantilla es la longitud de collar más versátil.

PRINCESA: De 45 a 50 cm. Es considerado el clásico para un collar de perlas, ésta es una excelente opción si no está segura de qué longitud es la mas apropiada para comprar.

MATINÉE: De 50 a 60 cm. Este largo da a la usuaria una sensación de lujo y confianza.

OPERA: De 65 a 90 cm. La longitud "Opera" es única y complementa cualquier atuendo. Además, gracias a su longitud se pueden dar varias vueltas para crear los tipos anteriores.

CUERDA O LAZO: De 95 cm o más. Este elegante largo puede funcionar como una pulsera de varias vueltas, o como collares de diferentes longitudes.

Información tomada de:

http://www.alzoco.com/Perlas/collares